FESIQ-CGT | Federación Estatal de Sindicatos de la Industria Química

Anarquismo en la actualidad

Son muchas cuestiones las que no plantea un debate sobre la actualidad del anarquismo. Te invitamos pues a participar en este debate, porque lo que sí es una constante es que el anarquismo si es, es siempre una realización colectiva.

CGT – BARCELONA

Tomás Ibáñez y Carlos Taibo, ambos profesores y pensadores que han reflexionado y reflexionan continuamente sobre la vigencia del anarquismo, nos plantearán estas u otras cuestiones para su debate el próximo 8 de mayo en la CGT de Barcelona. Replantearnos el anarquismo, asumirlo como un pensamiento dinámico en constante evolución y movimiento, como aplicar sus principios teóricos en el mundo actual….

 

Nadie puede poner en duda que principios del anarquismo, como la asamblea, la acción directa, el federalismo, etc. han sido asumidos e influyen en la forma de funcionamiento y organización de infinidad de movimientos sociales que en la actualidad utilizan estos métodos organizativos no autoritarios en contraposición al esquema dirigente – dirigido.

Desde la mayor parte de los medios de comunicación e incluso en ámbitos que deberían ser más rigurosos como el académico o el sociológico, es habitual referirse al anarquismo y el pensamiento libertario como un anacronismo. Más allá de la definición recogida en el diccionario de la RAE, – por cierto, sesgada y empobrecedora- o al lugar común de ciertos eslóganes y hechos históricos memorables, el debate sobre la vigencia del pensamiento anarquista o de la viabilidad de una sociedad libertaria en el mundo actual es muy escaso y, en ocasiones, desafortunado. Eso cuando no responde al interés del poder por orquestar campañas difamatorias con el ánimo de criminalizar todo lo que en este país suene a anarquismo o a enfrentamiento ante un sistema capitalista depredador y explotador.

A diferencia de otras corrientes de pensamiento, como el comunismo, la socialdemocracia o el pensamiento liberal, el anarquismo se ha concretado escasamente a lo largo de la historia, siempre fruto de revoluciones y levantamientos ante las injusticias del Estado y el Capital. Pese a disponer de un corpus teórico fruto de la reflexión de mentes preclaras y muy importantes en su momento histórico (Kropotkin, Bakunin, Reclus, Fourier, Owen, Malatesta, Mella, etc.) el anarquismo es percibido aún hoy en día como una utopía ingenua e irrealizable.

La alternativa de una sociedad libertaria, regida por la democracia directa frente al fraude de la democracia parlamentaria, de una economía social basada en la autogestión y la solidaridad opuesta a la explotación capitalista, y de una libertad respetuosa al tiempo con el individuo y el bien común en contraposición a unos derechos sociales vapuleados por la injusticia económica y la corrupción judicial, suponen un elemento distorsionador del discurso políticamente correcto en el que se mueven las alternativas al sistema que se presentan en el contexto político actual.

La concreción política del estallido social que supuso el 15-M, la corrupción de los partidos tradicionales o la potenciación de sentimientos nacionalistas, han supuesto la irrupción de opciones políticas nuevas que pretenden, si hacemos caso a lo que se plantea desde las mismas, ocupar espacios de poder en el actual marco político, cuando no el poder mismo. Analizadas con detenimiento se aprecia en ellas la ausencia de un corpus de pensamiento sólido y de propuestas que vayan más allá de la corrección de ciertos desmanes del poder y los políticos, de tal manera que rozan y caen con frecuencia en la acusación favorita de la burguesía: el populismo.

La cuestión que nos planteamos es si, en este contexto, el anarquismo es una alternativa viable, visible y necesaria. Nos preguntamos cuál es la actualidad del anarquismo en estos momentos de incertidumbre política y pobreza ideológica manifiestas.