FESIQ-CGT | Federación Estatal de Sindicatos de la Industria Química

La trampa de los espacios confinados

 

El pasado mes de abril iniciábamos en CGT Mar y Puertos una Campaña de Prevención de Riesgos Laborales (#PonteLosEPIs) con el objetivo de hacer visible el aumento anual de accidentes laborales mortales que en el 2018 continúo su ascenso hasta 652 personas fallecidas.

En la lucha contra los accidentes laborales uno de los puntos críticos a tener en cuenta son los trabajos considerados como peligrosos, entre los cuales se encuentra la entrada en espacios confinados, de la que hoy hablaremos.

 

Se entiende por espacio confinado cualquier espacio con aberturas limitadas de entrada y salida y ventilación natural desfavorable, en el que se pueden acumular contaminantes tóxicos o inflamables, o tener una atmósfera deficiente de oxígeno, y que no está concebido para una ocupación continuada por parte de las trabajadoras/es.

Como ejemplo de espacios confinados encontramos silos, barriles, tolvas, bóvedas de seguridad, tanques, alcantarillas, tubos, pozos de acceso, etc. Los diques y las zanjas también pueden ser espacios confinados cuando su acceso o salida están limitados.
La base para trabajar de manera segura en un espacio confinado es el disponer de un Procedimiento de Trabajo adecuado y hacer un estricto cumplimiento de éste:

  • Objetivo del Procedimiento: Establecer las fases de trabajo y los puntos clave de seguridad que se deben seguir en la realización de trabajos en el interior de espacios confinados.
  • Alcance: Afecta a todo tipo de trabajo que deba realizarse en el interior de espacios confinados.
  • Implicaciones y responsabilidades:
    • Los responsables de las diversas áreas funcionales deben velar por el cumplimiento del procedimiento de trabajo, asegurándose de que todo el personal afectado lo conoce perfectamente y está debidamente instruido para realizar las tareas encomendadas, contando con la autorización pertinente.
    • Los mandos intermedios deben instruir a los trabajadores/as que tengan que realizar tareas en espacios confinados y lo comunicarán a la dirección de la unidad para extender la acreditación cuando se haya completado la formación.
    • El responsable de mantenimiento deberá cerciorarse de que ningún operario inicie el trabajo sin disponer de su correspondiente autorización. También será responsable de la instalación de los dispositivos de seguridad establecidos. La persona designada con funciones preventivas debe efectuar las mediciones ambientales necesarias.
    • Los trabajadores/as sólo pueden realizar tareas en espacios confinados cuando dispongan de la acreditación adecuada extendida por el director del centro de trabajo con el visto bueno del responsable de área y a su vez han de disponer de la autorización de trabajo.
  • Equipos de trabajo necesarios:

El mando responsable velará por la dotación de equipos de protección personal (máscaras respiratorias, arnés, cuerda de seguridad …) y por la de los equipos de trabajo a utilizar (escaleras, plataformas, material eléctrico, sistema de iluminación adecuado…) antes de autorizar la realización del trabajo.

  •  Fases de trabajo y puntos clave de seguridad:
      • Fase previa:
        – Verificar que se dispone del Permiso de Trabajo cumplimentado por el responsable de mantenimiento y del área funcional. – Está terminantemente prohibido entrar en un espacio confinado sin el Permiso de Trabajo el cuál solo es válido para una jornada.
        – Verificar que se dispone de los equipos de trabajo necesarios y que el área de trabajo está ordenada y limpia.
        – Asegurarse de que los equipos de protección personal (cinturón de seguridad con arnés, equipos de protección respiratoria y equipos de primera intervención contra incendios) disponibles son los adecuados.
        – Si el espacio confinado ha contenido sustancias peligrosas deben eliminarse totalmente y ventilar mediante sistema forzado de renovación de aire.
        – Verificar el estado de la atmósfera interior para asegurar que es respirable y el nivel de oxígeno es suficiente. Para ello se utilizarán equipos de medición portátil de lectura directa. Medir siempre de O2, CO2, CO, H2S, CH4 y previsibles gases tóxicos o inflamables en función del tipo y condiciones del espacio, mediante detectores específicos.
        – Asegurarse de que el porcentaje de oxígeno no es inferior al 20,5%. Si esto no es factible se deberá realizar el trabajo con equipos respiratorios semiautónomos o autónomos.
        – Si es posible la existencia de atmósferas inflamables deberá vigilarse escrupulosamente la posible existencia de focos de ignición en las proximidades de la boca del recinto.
        – Aislamiento del espacio confinado ante suministro energético intempestivo. Es necesario disponer de sistemas de enclavamiento con llave cuando existan equipos energizados en el interior del espacio.
        – Aislamiento del espacio confinado ante la entrada incontrolada de sustancias contaminantes por pérdidas o fugas. Es necesario instalar bridas ciegas en las tuberías además de bloquear las válvulas de la entrada de producto.
        – Los elementos de bloqueo no deben ser manipulados y su desbloqueo sólo puede ser factible por persona responsable y con útiles especiales. Se aplicará además señalización de peligro en instalaciones o equipos fuera de servicio.

– Utilizar obligatoriamente la señalización normalizada para informar clara y permanentemente de que se están realizando trabajos en el interior de espacios confinados. Colocar la señalización en el exterior del espacio confinado y próximo a la boca de entrada. Esta señalización complementa a la que se deberá colocar en los sistemas de bloqueo.

  • Fase de realización del trabajo:
      • Revisión de los equipos y útiles de trabajo a emplear en el interior. Asegurarse de que los equipos reúnan los requisitos de seguridad establecidos.
      • Ventilación continuada en el interior del espacio cuando no haya plenas garantías de inocuidad en el ambiente, por ejemplo, por la generación de contaminantes provocada por el propio trabajo.
      • Si hay ventilación natural insuficiente hay que recurrir a la ventilación forzada. Se garantizarán 10 renovaciones totales de aire por hora. Cuando el trabajo en el interior del espacio genere contaminantes es imprescindible recurrir a la extracción localizada.
      • El acceso al interior se efectuará sujeto con cinturón de seguridad y arnés y con vigilancia y comunicación continuada desde el exterior (figura del Recurso Preventivo, NTP 994).
      • Se utilizarán escaleras seguras o medios de acceso que faciliten la entrada y salida de la forma más cómoda posible.
      • Si se diera una situación de emergencia se dará aviso inmediato a los Servicios de Emergencias.
      • Recordamos que siempre es fundamental, y más en este tipo de trabajos, el traspaso correcto de información entre los diferentes equipos, debiendo firmarse además la renovación del Permiso de Trabajo en cada jornada.
      • Ante cualquier duda, incumplimiento o posible situación de riesgo se pararán los trabajos y se comunicará con el responsable inmediatamente superior y si fuera necesario, con las Delegadas de Prevención.

 

Adjuntamos enlace con estudio sobre accidente real en espacio confinado:

 


Pilar Frey Martínez
SP Asamblea CGT Mar y Puertos BCN
Técnica Superior en Prevención de Riesgos Laborales
Email: asamblea.cgt.bcn@marypuertos.org
@CGTMarPuertoBCN Barcelona, 27 de abril de 2